Niños migrantes continúan sus estudios en CASA Kolping

CASA, UNICEF y FEN unen esfuerzos para para que niñas y niños continúen con su ciclo educativo durante su permanencia en esta ciudad

Equipo CASA

Como resultado de diversos factores como la pandemia COVID 19, el desplazamiento forzado por la violencia, la falta de oportunidades de trabajo que generan pobreza extrema, entre otros lastres que enfrentan un sinnúmero de familias en el sur de la república mexicana y países de Centroamérica que, en muchos casos, no les deja otra alternativa que buscar la vida fuera de sus lugares de origen, más propiamente con el deseo de llagar y establecerse en los Estados Unidos y es así que durante ese proceso de migración, esta ciudad fronteriza se ha establecido como punto estratégico de arribo, transitorio o permanente, de familias y personas que traen consigo a sus hijos en esta dura travesía, en donde los niños son los más perjudicados al ser expuestos a múltiples peligros, entre ellos el abandono escolar.
Ante el escenario antes descrito es que el Centro de Asesoría y Promoción Juvenil A.C. (CASA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Fundación Escuela Nueva de Colombia (FEN) han asociado voluntades y esfuerzos para otorgar la atención –en lo posible, debido al tamaño de nuestros centros— a que estos niños tienen derecho, como lo es continuar con su esquema educativo. Es así, que a través del programa Circulo de Aprendizaje Escuela Nueva Activa (CAENA), nuestra sede Kolping, ubicada en la colonia Luis Olague, ha recibido a decenas de infantes migrantes para brindarles un espacio seguro y con los elementos necesarios, humanos y de infraestructura, para continuar con su instrucción educativa de nivel primaria.
El maestro Alejandro Matamoros, coordinador de este proyecto, expone que estos círculos de estudio cuentan con una metodología establecida por la FEN y está dirigido a niñas y niños y adolescentes migrantes en edades que van de los seis a los trece años y que de lunes a viernes y de 9 a 14 horas acuden a Kolping, en donde forman dos grupos que son atendido por profesionistas de la educación infantil y que desarrollan en ellos, a través de las clases diarias, los ámbitos académicos, artísticos, lúdicos, culturales y deportivos, entre otros, para una correcta formación en enseñanza básica.
Además, las alumnas y los alumnos, reciben diariamente todos los útiles necesarios para el cumplimiento de su jornada, así como también una comida completa y transporte de ida y vuelta a los albergues o domicilios donde habitan, siendo todo esto en completa gratuidad, sin ningún costo a sus familias o parientes, apuntó Matamoros.
Asimismo, agregó que este ciclo tiene una duración de nueve meses y que, al terminar, el avance académico será evaluado y certificado por el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) que es un organismo descentralizado que tiene como objetivo proporcionar servicios de educación inicial y básica a niños y adolescentes que habitan en localidades marginadas y/o con rezago social.
El conjunto de beneficiados procede de México, Honduras y Guatemala.
Los CAENA son un modelo flexible a las necesidades educativas, dirigido a niñas, niños y adolescentes, que se encuentran fuera del sistema educativo por cuestiones migratorias, el cual permite una educación personalizada a través de estrategias pedagógicas que fomentan el trabajo en equipo, la participación activa, el desarrollo de valores, el reconocimiento de sí mismo y el fortalecimiento socio emocional, con el objetivo de restablecer el derecho a la educación, reintegrando nuevamente a sus favorecidos al sistema formal, en este caso, con la colaboración de CASA y UNICEF.
Es importante puntualizar, que CASA, recibió la visita formal de personal de UNICEF, para abonar al adecuado funcionamiento de esta enorme tarea en gracia de la niñez más vulnerable.